La regata de los grandes veleros – Tall Ships parte de Sines rumbo a Las Palmas de Gran Canaria

Once grandes veleros de época zarparon este lunes, 1 de mayo, del puerto portugués de Sines, ciudad natal del célebre navegante y explorador portugués, Vasco de Gama, rumbo a Las Palmas de Gran Canaria, en el desarrollo de la regata Rendez-Vous 2017 Tall Ships Regatta, enmarcada en FIMAR 2017.

La capital grancanaria comenzará a recibir, a partir del próximo fin de semana, a estos grandes veleros, que cruzarán el Atlántico rumbo a Bermuda, en una prueba que organiza la asociación Sail Training International desde la década de los años cincuenta. El Muelle Santa Catalina y el Muelle Deportivo son los destinos de estos espectaculares navíos, que en esta edición de la regata finalizan su recorrido en Quebec, en conmemoración del 150 aniversario de Canadá.

Los veleros, que ejercen de buques-escuela, en los que se pueden enrolar jóvenes aprendices de navegantes con tarifas especiales, partieron semanas atrás de Royal Greenwich (Reino Unido). Los barcos que espera la ciudad en las próximas fechas son los veleros de Clase A Belem (Francia), Nadezhda (Rusia), Sagres (Portugal) y Wylde Swan (Holanda); los clase B Atyla (España) y los británicos Blue Clipper y Jolie Brise (Reino Unido); el clase C Vahine (Letonia); y los clase D Peter von Danzig (Alemania), Rona II (Reino Unido) y Vahine (Finlandia).

La Autoridad Portuaria de Las Palmas asume la recepción de estos navíos y se suma a Sail Training International en la organización de la prueba durante esta escala. El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ya ha programado una recepción especial a las tripulaciones de estos barcos-escuela, con la colaboración del Patronato de Turismo de Gran Canaria.

Así, el domingo 7 de mayo, están previstas actividades infantiles, batucadas y música canaria a cargo de la parranda de Guaguas Municipales. El público podrá interactuar con los marineros y visitar uno de los veleros, el Sagres.

La historia del Sagres y su conexión con la regata

La historia de este buque es singular. Construido en 1937 en los astilleros Blohm & Vos de Hamburgo, fue bautizado originalmente como Albert Leo Schlageter: antiguo oficial alemán de la Primera Guerra Mundial, que fue elevado a la condición de mártir nacional por el partido Nazi tras su fallecimiento en 1923, cuando, siendo miembro de las fuerzas paramilitares de extrema derecha, los freikorps, murió en un intento de sabotaje en la cuenca minera del Ruhr que ocupaba Francia, como acto de represalia por el impago de la indemnizaciones impuestas a Alemania en el armisticio.

El primer capitán del navío sería Bernhard Rogge, un destacado militar que continuaría su carrera tras la Segunda Guerra Mundial en Alemania Occidental, llegando incluso a desempeñar misiones de la OTAN. Durante la guerra, el Sagres quedó convertido en oficina flotante, sin apenas navegar. Con el fin del conflicto pasaría, como captura de guerra, a ser propiedad de los Estados Unidos. Pero sólo tres años después fue cedido a la marina brasileña, como compensación a los daños causados a su flota por los submarinos alemanes durante la guerra: sería rebautizado entonces como Guanabara. En el año 1961 sería Portugal el que iba a adquirir el velero, para reemplazar al vetusto Sagres, su viejo buque escuela.

En la cesión a Portugal del Guanabara jugó un papel importante el embajador luso Teotónio Pereira, uno de los organizadores y más destacados impulsores de la primera regata de grandes veleros, que se celebró en el año 1956. El velero adquirió entonces su nombre actual, Sagres, para ejercer el papel de buque escuela hasta nuestros días.

Sail Training International

Sail Training International es una organización dedicada a la formación de jóvenes marinos en grandes barcos de vela, con programas específicos en los que es posible realizar grandes regatas a un coste adaptado a las necesidades de este público. Trabaja en estrecha colaboración con los buques escuelas más relevantes del mapa mundial y, desde la década de los cincuenta, organiza esta regata emblemática, que ha adquirido fama mundial. En ella participan diferentes veleros con una larga tradición y una peculiar historia, que a menudo se remonta a la primera mitad del Siglo XX.

Entre los cometidos de la organización figuran también la publicación de material didáctico y la organización de conferencias y seminarios sobre navegación. Acumula desde hace más de medio siglo una larga trayectoria como entidad internacional consolidada en el mundo de la navegación.

Las Palmas de Gran Canaria, destino náutico

Las Palmas de Gran Canaria recibe a estos veleros como un destino náutico consolidado. La ciudad, sede del Real Club Náutico de Gran Canaria (cuna de medallistas olímpicos y entidad con gran impacto social en la urbe), acoge desde hace más de dos décadas la Atlantic Rallie for Cruises (la popular regata ARC), y será sede igualmente de la prestigiosa Mini Transat, una de las pruebas deportivas más extremas del calendario internacional, en la que los rematistas cruzan en solitario el Atlántico. Además, la capital grancanaria es destino de algunas de las travesías que parten del muelle francés de La Rochelle, como la Minitransat en 2017 y 2019. Toda una agenda que en los últimos años ha subrayado en el calendario global de la navegación al Puerto de Las Palmas y a una urbe conectada al mar, cada vez más volcada a la recepción de este singular turismo náutico.

La parada de esta regata en la ciudad es, igualmente, un anticipo de la Feria Internacional del Mar, FIMAR 2017, que organiza el Ayuntamiento, Cabildo y Puerto, en el entorno de Santa Catalina. Todo, en el año en el que Las Palmas de Gran Canaria ejerce de Ciudad Atlántica 2017, título que le ha otorgado la Comisión Europea sobre el Arco Atlántico, por su política “innovadora y creativa de desarrollo de la iniciativa Ciudad del Mar y de fomento de la restauración y rehabilitación de su costa”.

 

Posted in Noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *